January, 2015

now browsing by month

 

What is a Title Policy and Who Issues One?

In real estate transactions, it is customary to issue a title policy to cover the buyer in case a third party claims an interest in the property after the property is purchased. Although it is not required by Florida law to obtain a title policy when you purchase a home, it is always recommended. And if the buyer is using a loan to finance a portion of the purchase the bank will require the buyer to obtain a title policy.

A title policy is basically an insurance policy issued by a “title agent” who works with an insurer. The title agent completes the closing process by making sure that the title to the property is free and clear of encumbrances (liens, judgments, etc.). And if there are any such encumbrances, the title agent makes sure that they are all paid at the closing.

There are two types of title agents. Title Agencies are the first type and are approved by an insurer to write title policies. Title Agencies may or may not have an attorney working at their agency.

The second type of agents are law firms who are also approved by an insurer to write title policies. The benefit to having a law firm complete a closing and issue a title policy is that an attorney will always be involved in the process in charge of looking after your rights. If an issue arises in the closing, the attorney is already involved in the closing and will immediately provide legal advice so that you can make an informed decision.

Whether you chose a Title Agency or law firm to handle your closing you will pay the same amount for your title policy. This is because the cost of the title policy to cover the buyer is fixed under Florida law based on the amount of the purchase price of the real estate.

At Perez-Roura • Ainsworth, we go beyond handling real estate closings and issuing title policies by advising our clients on matters such as the best manner to own the property (i.e. individual name, through an LLC, trust, etc.) and even potential tax issues. We are able to advise our clients on these separate matters due to our training and experience in the areas of corporate law, tax law, and litigation.  Having all of these areas under one roof provides our clients with on-demand, seamless support to help plan  their real estate investment.

Feel free to contact us by email at info@pra-law.com or in our Miami office at (305) 600-3816 if you are planning the sale or purchase of a property in Florida.

VISA E O VISA L? PORQUE ME GUSTA MÁS LA VISA E QUE LA VISA L-1A PARA EJECUTIVOS Y GERENTES DE PEQUEÑAS EMPRESAS

Existen muchas opciones de visa para los extranjeros que gustarían vivir y trabajar en los Estados Unidos. En pocas palabras, la visa correcta depende de los antecedentes de la persona (educación, experiencia, etc.) y los detalles de la empresa estadounidense (quien será el propietario, el producto y/o los servicios, número previsto de empleados en los EEUU, etc.). Pero cuando la solicitud de la visa es para la posición de un ejecutivo o gerente, las dos opciones principales son la visa-E y la visa L-1A.

La diferencia principal entre la visa E y la visa L-1A es que para obtener la visa L-1A debe existir una empresa filial en el extranjero. Por ejemplo, la empresa estadounidense puede ser propiedad exclusiva de la empresa extranjera o viceversa, o los mismos propietarios pueden ser dueños de ambas compañías. Además, el solicitante de visa tiene que haber trabajado en la filial en el extranjero durante al menos un año dentro de los tres años anteriores antes de venir a los Estados Unidos.

En este punto del análisis, el cliente habrá trabajado para una filial en el extranjero o no. Si él o ella han trabajado en el extranjero entonces ambas visas, E y L-1A, están sobre la mesa. Si él o ella vienen a comenzar una nueva empresa en los EEUU y no hay ninguna filial extranjera, entonces la visa E sería la única opción.

Muchas personas elogian los beneficios de la visa L-1A sobre la visa E. La razón principal es que en un futuro, el solicitante puede solicitar la residencia (“Green Card”) a través de la empresa y no tener que lidiar con el proceso de certificación de empleo (PERM). Tengo que reconocer que este es un beneficio significativo, pero hay muchos más beneficios con la visa E que en mi opinión se imponen sobre la visa L-1A para las pequeñas empresas. Aquí las razones:

Beneficio # 1 – Usted no tiene que lidiar con USCIS

Algunas visas tienen que ser solicitadas inicialmente a la agencia estadounidense de inmigración, conocida por sus siglas en inglés USCIS o como “Inmigración”, y después de la aprobación por USCIS la petición se envía a la embajada o consulado en el extranjero para una segunda (y simple) aprobación por el Departamento de Estado de los Estados Unidos (DOS, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, hay dos pasos principales en el proceso de visas como la visa L. Sin embargo, al peticionar una visa E, puede solicitarse directamente al DOS en la embajada estadounidense más cercana o consulado de su país de residencia. Entonces, para la visa E el DOS procesa la adjudicación principal de su petición, y para una visa L-1A la USCIS procesa la adjudicación principal.

Yo prefiero lidiar con el DOS que con la USCIS. La razón principal es que cuando se trata de una persona de negocios exitosa con un buen plan de negocios y ésta persona se presenta delante de un oficial del DOS en la embajada o consulado, si la empresa ha empezado a invertir en los EEUU, se hace más difícil para el oficial del DOS mirar a los ojos de la persona de negocios y negarle la petición de visa E.

Sin embargo, si está solicitando una visa L-1A usted no tiene el beneficio de interacción cara a cara. De hecho, ni siquiera se puede hablar con el oficial a cargo de la petición. Es naturaleza humana básica lo que hace más fácil negar algo cuando no se tiene que mirar a los ojos de dicha persona. Por lo tanto, los estándares para la aprobación de una petición a través de USCIS parecen ser más elevados en algunos casos.

Beneficio # 2 – Cuesta menos

A todos nos gusta gastar menos, ¿no? La visa E tiene un costo total de US$270.00 en tasas gubernamentales, mientras que la visa L-1A cuesta US$2,240.00 en tasas gubernamentales. Matemática simple. Además, recuerde que usted tendrá que pagar de nuevo las mismas tasas al año siguiente debido a que una pequeña empresa obtiene la aprobación de la visa L-1A por sólo un año. Así que tome los US$2,240 y duplíquelo, y añada mis honorarios también.

Beneficio # 3 – Dura más

La visa L-1A sólo puede durar un total de 7 años, mientras que la visa E puede durar por el resto de su vida, siempre y cuando la empresa siga operando. Usted tendrá que renovar su visa a lo largo de los años, pero no hay, en general, límite de tiempo.

Beneficio # 4 – Tiene un requisito menor de empleados

Este punto es central para las pequeñas empresas. Para ambas visas​​, el solicitante debe ser un ejecutivo o gerente. Esto significa que el solicitante no debe estar realizando las tareas operativas del día a día de la compañía estadounidense, tales como facturar a los clientes, procesar órdenes de envío, etc. Pero el estándar de la USCIS para éste punto, en mi experiencia, es mucho mayor que el del DOS. Lo que sucede es que cuando aprueban la visa L-1A se tiene que demostrar dentro de un año que se tendrán de 3 a 5 empleados, luego de tres años se tiene que demostrar que se tendrán de 5 a 7 empleados. Pero cuando se obtiene la visa E, dependiendo del tipo de empresa, se puede funcionar a largo plazo con 2 o 3 empleados, y en ciertos casos no se necesitan empleados! Todo esto depende del tipo de trabajo, pero bastaría decir que el DOS es un poco más tolerante en la exigencia de los empleados.

=============================

Una parte que no he mencionado es que la visa E sólo está disponible para los extranjeros de ciertos países. Así que el análisis básico entre la visa L-1A y la visa E es: 1) ¿Es usted nacional de un país en la lista de países con tratado E?, y 2) ¿Tiene una empresa en el extranjero?

A partir de ahí el solicitante necesita decidir realmente qué nivel de supervisión él o ella quiere por parte del gobierno de los Estados Unidos sobre cómo manejar su negocio. Si usted va a tener pocos empleados, una visa E puede ser el visado correcto. Si usted va a tener más de 10 empleados y quiere residencia en un futuro, la visa L-1A es probablemente mejor. Pero en mi opinión, la visa E es una gran opción, incluso para las personas que calificarían para la visa L-1A debido a los beneficios mencionados anteriormente.