Español

now browsing by category

 

VISA E O VISA L? PORQUE ME GUSTA MÁS LA VISA E QUE LA VISA L-1A PARA EJECUTIVOS Y GERENTES DE PEQUEÑAS EMPRESAS

Existen muchas opciones de visa para los extranjeros que gustarían vivir y trabajar en los Estados Unidos. En pocas palabras, la visa correcta depende de los antecedentes de la persona (educación, experiencia, etc.) y los detalles de la empresa estadounidense (quien será el propietario, el producto y/o los servicios, número previsto de empleados en los EEUU, etc.). Pero cuando la solicitud de la visa es para la posición de un ejecutivo o gerente, las dos opciones principales son la visa-E y la visa L-1A.

La diferencia principal entre la visa E y la visa L-1A es que para obtener la visa L-1A debe existir una empresa filial en el extranjero. Por ejemplo, la empresa estadounidense puede ser propiedad exclusiva de la empresa extranjera o viceversa, o los mismos propietarios pueden ser dueños de ambas compañías. Además, el solicitante de visa tiene que haber trabajado en la filial en el extranjero durante al menos un año dentro de los tres años anteriores antes de venir a los Estados Unidos.

En este punto del análisis, el cliente habrá trabajado para una filial en el extranjero o no. Si él o ella han trabajado en el extranjero entonces ambas visas, E y L-1A, están sobre la mesa. Si él o ella vienen a comenzar una nueva empresa en los EEUU y no hay ninguna filial extranjera, entonces la visa E sería la única opción.

Muchas personas elogian los beneficios de la visa L-1A sobre la visa E. La razón principal es que en un futuro, el solicitante puede solicitar la residencia (“Green Card”) a través de la empresa y no tener que lidiar con el proceso de certificación de empleo (PERM). Tengo que reconocer que este es un beneficio significativo, pero hay muchos más beneficios con la visa E que en mi opinión se imponen sobre la visa L-1A para las pequeñas empresas. Aquí las razones:

Beneficio # 1 – Usted no tiene que lidiar con USCIS

Algunas visas tienen que ser solicitadas inicialmente a la agencia estadounidense de inmigración, conocida por sus siglas en inglés USCIS o como “Inmigración”, y después de la aprobación por USCIS la petición se envía a la embajada o consulado en el extranjero para una segunda (y simple) aprobación por el Departamento de Estado de los Estados Unidos (DOS, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, hay dos pasos principales en el proceso de visas como la visa L. Sin embargo, al peticionar una visa E, puede solicitarse directamente al DOS en la embajada estadounidense más cercana o consulado de su país de residencia. Entonces, para la visa E el DOS procesa la adjudicación principal de su petición, y para una visa L-1A la USCIS procesa la adjudicación principal.

Yo prefiero lidiar con el DOS que con la USCIS. La razón principal es que cuando se trata de una persona de negocios exitosa con un buen plan de negocios y ésta persona se presenta delante de un oficial del DOS en la embajada o consulado, si la empresa ha empezado a invertir en los EEUU, se hace más difícil para el oficial del DOS mirar a los ojos de la persona de negocios y negarle la petición de visa E.

Sin embargo, si está solicitando una visa L-1A usted no tiene el beneficio de interacción cara a cara. De hecho, ni siquiera se puede hablar con el oficial a cargo de la petición. Es naturaleza humana básica lo que hace más fácil negar algo cuando no se tiene que mirar a los ojos de dicha persona. Por lo tanto, los estándares para la aprobación de una petición a través de USCIS parecen ser más elevados en algunos casos.

Beneficio # 2 – Cuesta menos

A todos nos gusta gastar menos, ¿no? La visa E tiene un costo total de US$270.00 en tasas gubernamentales, mientras que la visa L-1A cuesta US$2,240.00 en tasas gubernamentales. Matemática simple. Además, recuerde que usted tendrá que pagar de nuevo las mismas tasas al año siguiente debido a que una pequeña empresa obtiene la aprobación de la visa L-1A por sólo un año. Así que tome los US$2,240 y duplíquelo, y añada mis honorarios también.

Beneficio # 3 – Dura más

La visa L-1A sólo puede durar un total de 7 años, mientras que la visa E puede durar por el resto de su vida, siempre y cuando la empresa siga operando. Usted tendrá que renovar su visa a lo largo de los años, pero no hay, en general, límite de tiempo.

Beneficio # 4 – Tiene un requisito menor de empleados

Este punto es central para las pequeñas empresas. Para ambas visas​​, el solicitante debe ser un ejecutivo o gerente. Esto significa que el solicitante no debe estar realizando las tareas operativas del día a día de la compañía estadounidense, tales como facturar a los clientes, procesar órdenes de envío, etc. Pero el estándar de la USCIS para éste punto, en mi experiencia, es mucho mayor que el del DOS. Lo que sucede es que cuando aprueban la visa L-1A se tiene que demostrar dentro de un año que se tendrán de 3 a 5 empleados, luego de tres años se tiene que demostrar que se tendrán de 5 a 7 empleados. Pero cuando se obtiene la visa E, dependiendo del tipo de empresa, se puede funcionar a largo plazo con 2 o 3 empleados, y en ciertos casos no se necesitan empleados! Todo esto depende del tipo de trabajo, pero bastaría decir que el DOS es un poco más tolerante en la exigencia de los empleados.

=============================

Una parte que no he mencionado es que la visa E sólo está disponible para los extranjeros de ciertos países. Así que el análisis básico entre la visa L-1A y la visa E es: 1) ¿Es usted nacional de un país en la lista de países con tratado E?, y 2) ¿Tiene una empresa en el extranjero?

A partir de ahí el solicitante necesita decidir realmente qué nivel de supervisión él o ella quiere por parte del gobierno de los Estados Unidos sobre cómo manejar su negocio. Si usted va a tener pocos empleados, una visa E puede ser el visado correcto. Si usted va a tener más de 10 empleados y quiere residencia en un futuro, la visa L-1A es probablemente mejor. Pero en mi opinión, la visa E es una gran opción, incluso para las personas que calificarían para la visa L-1A debido a los beneficios mencionados anteriormente.

Las Múltiples Opciones de Visa en Los EEUU

La mayoría de la gente no saben de la multitud de opciones de inmigrar a los Estados Unidos. En general, hay opciones para profesionales (personas con título universitario y una oferta de trabajo), personas de habilidades extraordinarias (personas con premios, etc. en su área de experiencia), gerentes/ejecutivos internacionales, e inversionistas. Abajo destaco tres opciones de inmigración en las categorías de gerente internacional e inversionista.

Visa L-1A y Luego Residencia Permanente

Primero es la visa L-1A, la cual es una visa para “gerentes o ejecutivos internacionales”, o sea, un gerente o ejecutivo que se transfiere de un filial en el extranjero a una empresa afiliada en los EEUU. En general, las dos empresas tienen el mismo dueño (o grupo de propietarios) o la empresa en el extranjero es dueña de la empresa en los EEUU.

El solicitante tiene que tener un puesto gerencial o ejecutivo planeado en los EEUU, y tiene que haber ejercido como gerente o ejecutivo en uno de los últimos 3 años antes de entrar a los EEUU. Si la empresa en los EEUU es nueva, por lo general hay que tener al menos 2-3 empleados a tiempo completo en los EEUU después del primer año. El idea es que la empresa tendría al menos 8-12 empleados dentro de 3 a 5 años.

Se puede pedir un total de 7 años con la visa L-1A. Después se puede solicitar la residencia bajo la categoría EB-1-C que básicamente tiene los mismos requisitos que la visa L-1A. También cabe mencionar que el filial en el extranjero debe tener al menos 5-8 empleados actualmente, como mínimo.

Visa E-1/2 – Opción Inversionista No-Inmigrante

La visa de inversionista (visa E) es para inversionistas (o sus empleados que son ejecutivos/gerentes y empleados esenciales) que crean una empresa en los EEUU que hace comercio con el país de origen del solicitante (E-1) o inversiones en los EEUU (E-2). La visa E no requiere una empresa afiliada en el extranjero.

En general, el solicitante es también accionista de la compañía en los EEUU por lo menos 50% de la propiedad de la empresa. Pero lo necesario es que 50% de la compañía sea propiedad de personas del mismo país que el solicitante.

La inversión en los EEUU tiene que ser “sustancial”, pero no hay un nivel concreto. Puede ser una inversión de US$100,000 o más que un millón de dólares americanos. Realmente, depende del requerimiento de la inversión.

Los requerimientos de creación de empleo no son tan estrictos como la visa L-1A, pero dentro de un año es recomendable tener un plan de empleo al menos 1-2 empleados. Y hay ciertos escenarios donde se puede solicitar la visa E-2 sin empleados planeados.

La visa E se puede renovar siempre y cuando la empresa esté operando en los EEUU (no tiene un límite de 7 años como la visa L-1A), pero no hay un camino directo a la residencia estadounidense como para la visa L-1A. También cabe mencionar que el solicitante tiene que tener ciudadanía de un país en esta lista: http://travel.state.gov/content/visas/english/fees/treaty.html.

EB-5 – Opción Inversionista Inmigrante

La visa EB-5 es una visa inmigrante (residencia permanente, o green card) para inversores. El inversor bajo esta categoría tiene que invertir US$1,000,000 en una empresa constituida en los EEUU que genera 10 empleos (tiempo completo) dentro de dos años. El monto requerido de la inversión baja a $500,000 si la empresa se ubica en una ciudad rural o en una región de alto desempleo (150% del promedio nacional).

Hay dos tipos de solicitudes EB-5: directo y centro regional. Solicitudes directos es cuando la inversionista invierte en su propia empresa. Solicitudes de centro regionales implica que la inversionista invierte en una empresa tercera que tiene una pre-aprobación del gobierno estadounidense de que cada inversión de $500,000 creará 10 empleos dentro de dos años.

El beneficio de hacer una solicitud EB-5 es que el solicitante no tiene que tener una nacionalidad específica. Tampoco hay que haber ejercido como “gerente” en un filial, o tener un porcentaje especifico de las acciones. Y no hay que gestionar la empresa en una forma cotidiana.

El proceso, sea directo o tras un centro regional, dura entre 1 y 2 años. Luego dos años después hay que probar que de verdad hicieron los 10 empleos.

================

La visa correcta depende entonces en las metas de la inversionista y su experiencia laboral. No hay una opción “mejor” para todos. Todo depende en ti y en entender bien las múltiples opciones de visa en los EEUU.